Caravana de inmigrantes sigue rumbo a Estados Unidos y llama la atención de Donald Trump

0
42

caravanaUna caravana con más de 3.000 inmigrantes procedentes de Centroamérica cruzó un puente en la frontera de Guatemala con México el viernes pasado y siguen rumbo a Estados Unidos. El hecho ha llevado al presidente estadounidense, Donald Trump, a realizar una serie de amenazas, que van desde el cierre de la frontera a los inmigrantes al recorte o reducción de la ayuda externa para los países que no consiguieron impedir la caravana de seguir.

La marcha comenzó en San Pedro Sula, en Honduras, formada por cerca de mil personas y fue aumentando a lo largo de los días, llamando también la atención de personas de otros países, que se unieron a la caravana. Los hondureños huyen del desempleo y de la violencia que asola a la ciudad, la cual, según datos de la ONU, encabeza el ranking global de tasas de homicidio de 2016. Cerca del 10% de la población de Honduras, Guatemala y El Salvador ya dejó sus países para huir de la criminalidad y de las pocas oportunidades de empleo.

En México, los inmigrantes fueron recibidos por decenas de policías con escudos, pero un grupo formado dentro de la caravana logró abrirse camino antes de que los policías usaran un spray de pimienta contra la multitud. No sólo los inmigrantes, como también las personas que no formaban parte de la caravana atacaron a la policía con fuegos artificiales y piedras.

En la divisa entre Guatemala y México, en el río Suchiate, algunos inmigrantes cruzaron un puente en grupos, mientras que otros utilizaron balsas precarias o atravesaron el río al nado. Cristian, de 34 años, técnico de telefonía, de Honduras, afirmó al portal Día Online, que dejó la ciudad porque era difícil sostener a cuatro hijos con una renta de 450 dólares y que quiere ir a Estados Unidos para contribuir con el país, haciendo cualquier trabajo.

Agentes de la policía y de la inmigración permiten que pequeños grupos de 10, 20, 30 personas pasen por las puertas para solicitar el estatus de refugiados. Después de registrar una queja, se dirigen a un refugio para pasar la noche.

La caravana llamó la atención del presidente estadounidense Donald Trump, que el pasado jueves 25 amenazó con enviar a los militares para cerrar la frontera si México no detiene a la multitud. Además, Trump también dijo que comenzará a cortar o reducir la ayuda externa ofrecida a los países que no impidieron la caravana de ser formada y de seguir hacia Estados Unidos.

“Desafortunadamente, parece que la policía y las Fuerzas Armadas de México son incapaces de parar la caravana destinada a la frontera sur de Estados Unidos”, escribió Trump en una publicación en Twitter, añadiendo: “Yo advertí a la Patrulla de Frontera y las Fuerzas Armadas que es una emergencia nacional”.

A pesar de las amenazas del presidente de Estados Unidos, la caravana de inmigrantes sigue rumbo a Estados Unidos, con miles de personas llenando refugios y campamentos improvisados por las calles de las ciudades mexicanas en busca del sueño americano. La inmigrante Britany Hernández, dijo a la agencia de noticias AFP: “Estamos quemados del Sol. Tenemos burbujas en los pies. Pero llegamos aquí. Nuestra fuerza es mayor que las amenazas de Trump”.

Las autoridades mexicanas dijeron que aquellos con pasaportes y visados válidos, una pequeña minoría de los que intentan atravesar, serían admitidos inmediatamente.

FIAJC se solidariza con los migrantes centroamericanos, reconociendo el carácter forzado del desplazamiento de muchos de ellos. Sin embargo, reitera su compromiso con la defensa de las normas del Derecho Internacional y reconoce el derecho del gobierno estadounidense de proteger sus fronteras nacionales. De esta manera, recomendamos que los gobiernos de los Estados Unidos, de México y de Honduras, a través de los canales diplomáticos, busquen una solución a la crisis, considerando tanto los intereses nacionales de los países en cuestión, como las necesidades humanitarias de los migrantes, incluso, ofreciendo refugio aquellos que se encuadren en las definiciones internacionales del término. Además, subrayamos la responsabilidad primordial de los Estados de origen de estos migrantes en asegurarles la protección de sus derechos civiles fundamentales, para evitar que los mismos busquen medios irregulares de ingreso en otros países.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY