Chile – El abogado y sociólogo Humberto Lagos, director de Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR), habla sobre ataques incendiarios sucesivos a iglesias y capillas católicas y evangélicas.

0
393

Chile Araucania

Día 25 de abril un incendio destruyó una iglesia evangélica en un sector rural de la comuna de Padre Las Casas, en la Región de la Araucanía. El incendio se registró en el templo de la Alianza Cristiana y Misionera, ubicado en el kilómetro 9 del camino Niágara, a la altura del paradero Los Varones.

Luis Arroyo, jefe de la Fiscalía de Alta Complejidad, sostuvo que “los antecedentes preliminares dan cuenta de un grupo indeterminado de sujetos que habría llegado al lugar con el objeto de prender fuego al recinto”.

Carabineros, en tanto, investiga el hallazgo de panfletos en el lugar vinculados al conflicto mapuche, los que conducirían a un presunto atentado. Las indagatorias son dirigidas por personal de la Fiscalía de Alta Complejidad.

Entre las pancartas halladas en el lugar se encuentra un panfleto del denominado grupo “Weichan Auka Mapu“, que anteriormente había reivindicado una serie de ataques incendiarios en el sur de Chile, principalmente contra recintos religiosos.

Humberto Lagos

El abogado y sociólogo Humberto Lagos, director de Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR), cree que esa reivindicación “puede ser un invento” para desviar la atención respecto de quienes son los delincuentes que actuaron en estos hechos perversos. Añade que espera que los tribunales hagan su trabajo y apliquen las sanciones penales.

En la repartición que encabeza, dependiente de la Secretaría General de la Presidencia, que se encarga de las relaciones entre el Ejecutivo y las Iglesias, Lagos analiza con preocupación la serie de atentados que han causado impacto y dolor a centenares de fieles mapuches en zonas rurales.

El hecho es inédito en Chile: ha habido ocho ataques incendiarios sucesivos a iglesias y capillas, católicas y evangélicas, en zonas rurales. Lagos señala que, sin duda, quienes realizan conductas delincuentes “son enemigos de los derechos humanos” y no pueden pretender bajo ningún pretexto la validación de alguna demanda con este tipo de acciones.

“Todas las entidades católicas y evangélicas que están siendo agredidas son las que han contribuido para formar sociedades de paz. Eso es importante. Aquí hay un acto deleznable en que los autores tienen el acto de cobardía de premiarse con impunidad frente a gente que no usa la violencia para proclamar aquello en lo que cree”, enfatiza Lagos.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY