Estados latinoamericanos fracasan con cristianos al ignorar “libertad criminal”, según Open Doors

0
129

Mexico_2017_0430107008-300x199[Foto: México / Word Watch Monitor]

Un informe producido por Open Doors, responsable del análisis de “fenómenos endémicos” del crimen organizado y de la corrupción en América Latina, destaca la negligencia por parte de los gobiernos con respecto a los cristianos que son víctimas de violencia. La “incapacidad” o “falta de voluntad” de los gobiernos latinoamericanos para detener la continuidad del crimen organizado alienta una “libertad criminal” que, según el informe, “hace sectores específicos dentro de la sociedad un blanco fácil para el uso continuado de la violencia contra ellos”, como es el caso de miembros de iglesias activas en la sociedad”.

“América Latina: Corrupción organizada y criminalidad – implicaciones para los cristianos” fue elaborado por el departamento de investigación de Open Doors International, y se concentra en dos “hotspots”, son ellos: México y Colombia, clasificados en las posiciones 39 y 49, respectivamente, en la lista de los 50 países más hostiles al cristianismo, de Open Doors. Los dos países mencionados también están clasificados en la mitad inferior de los 180 Estados listados en el Índice de Percepción de Corrupción (2017) de Transparency International (lea aquí).

La gran mayoría de la población de México y Colombia se identifica como cristiano. Sin embargo, al conceder una entrevista al World Watch Monitor en 2017, un investigador de Open Doors dijo que “es importante no mirar tanto a su identidad como a los cristianos, pero más por su comportamiento que resulta de sus convicciones cristianas. Siempre que un cristiano empieza a involucrarse en el servicio social -por ejemplo, montando una clínica de rehabilitación de drogas u organizando trabajo para jóvenes, eso es una amenaza directa a las actividades e intereses del crimen organizado porque quita al joven de ellos. “Otro ejemplo que evidencia el porqué de los cristianos activos son blancos de violencia, viene de la percepción de que las iglesias y sus líderes poseen aporte financiero, colocando a las congregaciones como fuentes listas de dinero, donde los carteles pueden simplemente entrar, encerrar las puertas y pedir a la congregación que vacíe sus bolsillos.

La Lista del Open Doors concluye que la persecución a los cristianos, debido a las fallas de los gobiernos latinoamericanos, está en un nivel “alarmante”, haciendo que, muy posiblemente, el problema sea mayor que lo que es visible en sus datos, una vez que “la magnitud de lo que realmente está ocurriendo es a menudo velada por el miedo de las víctimas de represalias si los incidentes son relatados”. Para rectificar el problema, el informe recomienda una “profunda reforma” en todos los niveles del Estado, pues el crimen organizado está “embutido en las estructuras estatales”, y el estado de derecho desea ser implementado a favor de la nación en su conjunto, y no “como ahora sucede, en favor de funcionarios corruptos que sirven como cómplices en el ataque a sectores vulnerables” de la sociedad a través de sus alianzas económicas y políticas con los criminales”.

El informe todavía afirma que los gobiernos de América Latina “ignoran ampliamente” el concepto de libertad religiosa, considerando que los cristianos activos son “ciudadanos de segunda clase” al reconocer los crímenes cometidos contra ellos. El derecho a la libertad religiosa está luchando contra la “alta presencia” de la corrupción en la región, que, según el informe, “se ha enraizado” en la cultura latinoamericana, haciendo que la presencia de funcionarios públicos y políticos adeptos a la corrupción “sea un” hecho aceptado”.

EL INFORME APUNTA TRES IMPLICACIONES PARA LOS CRISTIANOS QUE PRACTICAN SU FE EN TALES SOCIEDADES CORRUPTAS. SON ELLAS:

  • Los cristianos son vulnerables porque “predican contra el crimen, oponiéndose a los” fundamentos de la existencia de una “mafia”. Saber que ellos pueden ser blanco de criminales que atacan con impunidad, inhibe las expresiones libres de la fe cristiana;
  • Los cristianos evangelizan entre criminales “infiltrados”, lo que perjudica el control que los líderes tienen sobre sus miembros de pandillas;
  • Los cristianos no católicos son más vulnerables porque los criminales se identifican con la tradicional fe católica romana y, por consiguiente, se abstienen de atacar a miembros de la misma religión.

México y Colombia sirven como “puntos claves para la presencia de grupos criminales y redes de corrupción, que – por separado o en conjunto – actúan contra los cristianos que viven en esos territorios”, dice el informe.

En México, país donde hay “corrupción en todas las esferas del gobierno”, los cristianos son un “objetivo recurrente” para la violencia, y las autoridades se han vuelto dependientes de los beneficios de la industria del tráfico de drogas. “Estados del Narco” existen, afirma, donde grupos criminales “excedieron en mucho la capacidad de respuesta del gobierno”. Alrededor de 78.109 muertes podrían ser atribuidas al crimen organizado mexicano entre diciembre de 2012 y noviembre de 2015. Los cristianos del país son vulnerables a pandillas que quieren dinero para proteger, o ser castigados por su falta de colaboración en actividades criminales. Al ayudar a iniciativas sociales, como centros de rehabilitación de drogas, líderes cristianos son castigados bajo la acusación de “interferir” en la fraternidad criminal. México se hizo conocido como el lugar más peligroso de América Latina para quien desea ser sacerdote católico romano, debido al volumen de secuestros y asesinatos de la clase.

Los cristianos de Colombia sufren con la gran escala de problemas causados por el hecho de que el país es el mayor productor mundial de materia prima para cocaína segundo informe. Las víctimas son aterrorizadas por pandillas criminales responsables de controlar el comercio de drogas, mientras se vuelven vulnerables por el gobierno, que debía financiar la lucha contra las drogas, en vez de armar con los niveles adecuados de policía local. Así como en México, los cristianos colombianos son susceptibles a la acción de criminales que quieren dinero, como garantía de protección, e impedir a los líderes cristianos de predicar contra el crimen. A diferencia de México, sin embargo, los ataques contra cristianos en Colombia “tienen mayor intensidad, alcance, frecuencia y más tipos de agresores”, según un informe.

________________________________
Por: Redacción l ANAJURE
Con información de Word Watch Monitor

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY