Quienes Somos

HISTORIA

La Federación Inter Americana de Juristas Cristianos (antes conocida como la Red Latinoamericana de Abogados Cristianos, RLAAC) se constituyó el 2 de septiembre del año 2001, en el marco de la Primera Convención Latinoamericana de Abogados Cristianos (I CLAC) que se llevó a cabo en la ciudad de Ica, Perú, del 29 de agosto al 2 de septiembre del mismo año, en la que participaron más de 100 abogados procedentes de Argentina, Colombia, Chile, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Perú y Uruguay.

 

MISIÓN

La FIAJC es una comunidad fraterna de acción coordinada de organizaciones nacionales de profesionales y estudiantes de derecho; que reconocen a Jesucristo como Señor y Salvador, declaran que la Biblia es su única regla de fe y conducta y que procuran hacer efectivos los principios del evangelio en los sistemas sociales, políticos, jurídicos, e institucionales, nacionales e internacionales.

La FIAJC trabaja para la consecución de sus fines con el apoyo de las organizaciones nacionales que la integran, coordinando y cooperando con las otras redes regionales de abogados cristianos vinculadas a Advocates International.

 

OBJETIVOS

A– Fortalecer y apoyar a las organizaciones nacionales que integran la FIAJC.

B– Desarrollar actividades que faciliten que el mayor número de abogados y estudiantes de derecho tengan un encuentro personal con Jesucristo.

C– Alentar la integración de la fe cristiana a la práctica profesional.

D– Incentivar que el ejercicio profesional de las personas que integran sus organizaciones miembros se desarrolle conforme a los más estrictos estándares éticos; promoviendo así dichos estándares en las sociedades de América Latina.

E– Investigar, reflexionar y difundir temas de interés común.

F– Construir lazos de comunión y amistad entre los abogados cristianos que integran las organizaciones locales y nacionales miembros de la FIAJC.

G– Interceder en oración por las necesidades de las organizaciones locales y nacionales que la integran, sus miembros y las naciones que representan.

H– Difundir los principios bíblicos para resolver conflictos e impulsar el uso de métodos alternativos de solución de conflictos en los ámbitos familiar, comunitario, eclesiástico, social, etc.

I- Promover el reconocimiento y respeto de los derechos fundamentales de las personas, a partir del reconocimiento de su dignidad como seres creados a la imagen y semejanza de Dios.