Por Marcel Legarra | ¿ERES UN INTERCESOR?

0
417

intercesion“Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios..” Éxodo 32:11

Moisés estuvo 40 días y 40 noches en presencia de Dios en el monte Sinaí, allí Dios dictó leyes que su pueblo debía obedecer.

En ese tiempo, el pueblo de Israel, se hizo un becerro de oro para adorar como imagen de Dios, realizando una fiesta con conductas reprobables, violando los 10 mandamientos.

La ira de Dios fue grande. Moisés pudo desentenderse del tema, toda esa gente le causaba muchos problemas, pudo dejar que el pueblo fuera consumido, pero hizo todo lo contrario, comenzó a interceder ante Dios en oración,  por el pueblo rebelde, con mucha convicción y argumentos y finalmente lo salvó.

En una oportunidad, yo estaba dirigiendo un grupo de estudio bíblico, y sugerí empezar con oraciones, pregunté al grupo ¿por qué tema o por quiénes deseaban orar? Más de 20 personas, solo una pidió por la salud de su madre, el resto no tenía ningún motivo de oración a pesar de mi insistencia. Cuán lejos esta actitud, de la actitud de Moisés en el Sinaí.

¿Cómo es posible que no tengamos nada porqué o nadie por quién orar? Acaso ¿no tenemos amigos, o enemigos, o compañeros de trabajo, padres, hijos, hermanos, otros familiares o vecinos o conocidos o clientes?

En nuestra burbuja ¿nadie precisa nada?

¿Y en el resto del mundo,  nada ocurre por lo que yo deba interceder? ¿Tan ajeno estoy a todo?

Entonces ¿en qué consiste nuestra diferencia con el mundo?

¿En qué consiste, para nosotros, el amor que Cristo nos enseñó?

No podemos seguir viviendo, focalizados en nuestro yo, como si nada ocurriera a nuestro lado. Debemos ser intercesores ardientes para abatir el dolor y la injusticia que nos rodea, como viviendo permanentemente frente a Dios en el Sinaí.

¿Intercedes por otros en oración?

Marcel Legarra (FIAJC/Uruguay)

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY