Por Marcel Legarra | TU DOLOR NUESTRO DOLOR

0
439

Soy abogado de profesión, y mi trabajo, en parte, son los juicios contra alguien.

Una vez me ofrecieron la presidencia de una institución cristiana, rechacé el cargo, entendía que por mi profesión, existe mucha gente que no me tiene simpatía, y podía ser negativo, los hermanos no aceptaban mi rechazo, me tomé mi tiempo para responder.

Esa Navidad, recibí una llamada inesperada, que hizo aceptara el cargo.

Me llamó alguien a quien le había hecho un juicio, por deudas a un cliente mío, llegué a embargar sus bienes, nada simpático. El deudor me manifestó que nunca me olvidó, estaba agradecido, en ese tiempo en que su esposa moría de una penosa enfermedad, recordaba las palabras de esperanza y fe en el Señor que le di, literatura cristiana que le obsequié, mi oración por él, hoy se congrega, y su vida cambió para bien.

Recordé sin abandonar mi responsabilidad con mi cliente, la situación de este hombre se convirtió en mi dolor, y logré conseguir una salida y un final feliz a ese juicio.

amor.projimoMartin Buber (filósofo judío) analizando Levítico 19:18 dijo que amar al prójimo, es como pelar una manzana y cortarnos la mano izquierda con el cuchillo, la mano derecha podría sentirse aliviada, porque no se lastimó, pero en realidad no ocurre así, sino que todo el cuerpo sufre.
Cuando sufre cualquier ser humano, todos deberíamos sufrir el mismo dolor. Dolor y no solo piedad.

John Donne escribió algo muy recordado ”la muerte de todo hombre me disminuye, no preguntes por quién doblan las campanas, las campanas doblan por ti” .

Entender esto, es amar al prójimo como a mí mismo.

Amamos cuando “Tu” dolor se convierte en “nuestro” dolor.

Marcel Legarra (FIAJC/URUGUAY)

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY